Cuando el 21 de julio de 1969, Neil Amstrong pisaba la luna, parecía que la historia a partir de la segunda mitad de siglo estaría condicionada por ese hecho. Pero la revolución “silenciosa” andaba gestándose en distintas universidades norteamericanas, donde los mecanismos de Internet estaban en pleno desarrollo.  Hay muchos hitos en la historia de Internet y el arranque del buscador de Google en el año 1998 es uno de ellos. Durante ese tiempo, unos señores muy concienzudos habían estado ingeniando unos algoritmos que permitirían que sólo introduciendo un par de palabras en una casilla se obtuviera información sobre cualquier cosa (o persona). A partir de esa fecha cualquiera podía descubrir, con sólo teclear el nombre y apellidos de un individuo, su clasificación en el torneo de futbito o la sanción impuesta por el ayuntamiento. ¿Cuál es la diferencia entre la anterior vida y esta nueva dimensión digital? Pues algo relativamente obvio, pero con enormes consecuencias. Con anterioridad a la eclosión de los buscadores de Internet, existía, cierto, muchísima información publicada sobre cada uno, pero estos datos no estaban al alcance de cualquiera.

Leer el artículo completo en diariojuridico.com.

0 Comments

Leave a reply

Contacte

No estem en línia però envia'ns un missatge i contestarem lo abans possible. Gràcies!

Sending

©2018 ACPJT AC Pèrits Judicials Tecnològics

Avís Legal | Privacitat | Cookies

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

Create Account

Aneu a la barra d'eines