2259658428
2259658428  

Hoy en día los delitos que involucran el uso de las nuevas TIC avanzan a pasos agigantados, esto trae como consecuencia que los delitos y las formas como éstos se cometen sean cada vez más sofisticadas y “llamativas”. Uno de los casos más “recientes” o modernos, y que por suerte todavía no es muy conocido en España y esperemos que no lo sea, lo plantea el uso de las TIC para cometer secuestros exprés. Muy común en países de Latinoamérica y que debemos estar pendientes ya que de un momento a otro pueden empezar a aparecer y debemos tomar las previsiones del caso.

El secuestro exprés es una variante del secuestro tradicional en la que la víctima se encuentra retenida por poco tiempo, varia entre unas horas a muy pocos días, obligándola a pasar por telecajeros, le quitan las joyas, dinero o el vehículo en que viaje y llaman a los familiares de la víctima exigiendo sumas de dinero por lo general no muy elevadas, nada comparables con el secuestro tradicional. En algunos casos llegan incluso a llevarlos a tiendas a realizar compras con su tarjeta de crédito. Por lo general, las víctimas son abandonadas en lugares abandonados y en algunos casos les dan dinero para tomar un taxi e ir a casa.

En una de las últimas versiones de éste delito figuran aquellas en la que los delincuentes acceden a webs públicas de ventas de casas, propiedades y coches, donde las personas publican información de los artículos o propiedades en venta. Las fotografías de las propiedades y bienes en venta les dan una idea a los delincuentes del capital que posee una familia para el pago de un rescate.

Otra versión, ya estudiada por cuerpos policiales de diferentes países, corresponde con delincuentes encarcelados o menores de edad en centros correccionales que se valen de teléfonos Smartphone para navegar en Internet en los portales citados anteriormente y encontrar posibles víctimas.

Estas bandas que operan a desde recintos correccionales se valen de una gran experiencia y conocimiento en el campo de la ingeniería social para engañar a sus víctimas. Se pueden valer de fotos que revelen datos personales como alguna dirección, foto de algún familiar, algún nombre o cualquier otro dato que les pueda resultar de interés para sus fines delictivos.

Operan haciendo una llamada telefónica al dueño de una propiedad o bien que figura en el anuncio diciendo que lo van a secuestrar a él o a algún familiar, avisan de manera muy convincente, que si quiere que esto no pase deben pagar para que no se consume el hecho y que ellos tienen el poder de hacer que no ocurra. El pago que exigen es la compra de un número de tarjetas de teléfonos prepago (en ciertos países la telefonía móvil prepago se realiza a través de tarjetas que venden en establecimientos comerciales muy variados), la orden de los delincuentes es indicar vía SMS o a través de un correo electrónico los códigos de activación de las tarjetas para posteriormente revenderlas a otros de los reclusos del centro de retención.

En la mayoría de los casos, y como es de esperarse, no hay denuncias de este tipo de delitos aunque los cuerpos de seguridad recomiendan hacerlo. Además es muy fácil rastrear a los delincuentes por los métodos y vías que utilizan para materializar sus extorsiones.

La conclusión que debemos obtener de esta nueva forma de delinquir es que hay que ser cuidadoso con los datos que publicamos en Internet. El Internet no es malo y puede ayudarnos a vender algún inmueble o bien muy rápido y sin usar agencias o intermediarios, pero siempre y cuando seamos prudentes y cuidadosos con la información y datos que publiquemos en los anuncios.

0 Comments

Leave a reply

Contacte

No estem en línia però envia'ns un missatge i contestarem lo abans possible. Gràcies!

Sending

©2018 ACPJT AC Pèrits Judicials Tecnològics

Avís Legal | Privacitat | Cookies

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

Create Account

Aneu a la barra d'eines